CASPE – DESIDIA HISTÓRICA

La historia que se olvida, tiende a repetirse otra vez. Parece que suena a tópico, pero no lo es. Solo hay que fijarse en los medios de comunicación, donde las guerras están a la orden del día; decían que la del 14 iba a ser la guerra que iba a acabar con todas ellas. ¿Así ha sido?

No podemos olvidar que nuestro pueblo sufrió -y no poco- el azote de la guerra. Pero su olvido, entendible por parte de los que la sufrieron, no puede quedar en ello.

No son pocos los restos materiales que nos quedaron, traducidos en construcciones, fortines, trincheras y demás sitios por donde pasó el frente, aunque el estado en que se encuentran es, por norma, verdaderamente lamentable. Uno de los mejores restos de arqueología militar lo tenemos completamente olvidado: las trincheras de la Plana del Pilón, en la carretera de Chiprana. En su conjunto, es una de las mejores obras de fortificación que hay en el frente de Aragón, construidas por el ejército republicano para evitar el avance de las columnas de Franco hacia el este. Pues bien, están en estado ruinoso, llenas de escombros y dejadas a la suerte del tiempo y a la dejadez humana. Es una lástima que ni siquiera haya un panel informativo de lo que allí se encuentra. Una mínima mano de obra y un poco de inversión nos darían una obra digna de visita obligada.

No olvidemos que en Caspe se entablaron los combates más fuertes desde la caída de Belchite (también en estado pésimo) hasta la llegada de las tropas nacionales al Ebro, en la campaña de marzo-abril del 38. Una restauración de esas trincheras sería el mejor homenaje que tendrían aquellos que lucharon y dejaron su vida y su juventud en nuestra tierra, y que forman parte de uno de los episodios más tristes de la reciente historia de España.

En Francia y en Bélgica, los campos de batalla y las trincheras de la I Guerra Mundial se han convertido en museos militares, verdadero atractivo turístico traducido en miles de euros y de riqueza para la zona. El ejemplo aquí lo tenemos muy cerca: en Gandesa, donde se expone el Museo de la Batalla del Ebro; y en Teruel ya hay previsto montar uno sobre su propia batalla. ¿Para cuándo en Caspe?
A.H.V.

y añado yo: no solo de Castillos vive el hombre. Nuestros objetivos, como veis, son más amplios. Os invito a ser partícipes de nuestro trabajo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: